Llach: la revolta permanent


Lluís Llach estuvo presente el pasado 22 de septiembre en San Sebastián, en el Velódromo de Anoeta,  para avalar el documental Llach: la revolta permanent, producido por Jaume Roures (Mediapro) y dirigido por Lluís Danès, que reivindica la memoria de las víctimas de la represión policial perpetrada el 3 de marzo de 1976 en Vitoria y que inspiró el tema Campanades a morts. Llach recordó que los representantes del Estado todavía no han pedido perdón por estos hechos.
El  documental, presentado en el festival de San Sebastián fuera de concurso,  utiliza la figura de Lluís Llach como “excusa” para explicar una historia que el propio cantautor calificó de “hermosa, tensionada y actual”. “Fue el primer asesinato de Estado del post-franquismo. Lástima que los gobiernos que, escogidos democráticamente, y siguen hoy en día representando a aquel mismo Estado no hayan querido hacer un acto de justicia, al menos en plan ético”, lamentó Lluís Llach, antes de ofrecer un pequeño concierto en el Velódromo que introdujo la proyección.
Él es, en efecto, el hilo conductor de un documental que en primera instancia sólo había de ser un seguimiento durante un año, pero la memoria de los hechos de Vitoria adquirieron tanta presencia que se convirtieron en el eje central en el cual gira la película,  pese a que también repasa de manera paralela la carrera del cantautor. Ambas tramas se fusionan en el tramo final de la cinta cuando Llach recuerda el instante en que conoció por televisión la noticia y compuso, enfurismado, el réquiem Campanades a morts en recuerdo a las víctimas. El trabajo de Danés incluye, además, las imágenes del recital que Llach ofreció en marzo de este año en el Buesa Arena de Vitoria con motivo del trigésimo aniversario de la matanza.
Andoni Txasco, mienbro de la asociación de víctimas del 3 de marzo, no pudo asistir al concierto porque la Ertzaintza lo detuvo después de cargar contra los manifestantes de la protesta convocada para pedir justicia. El mismo día de la proyección participó en la conferencia de prensa y aprovechó la ocasión para recordar que el reconocimiento a los afectados ha de llegar lo más pronto posible, porque muchos de ellos tienen ya una edad avanzada. Además, se mostró convencido que el documental servirá para “difundir una versión fiel de lo que va sucedió en Vitoria”.
La cinta incluye un testimonio inédito de 1976 en el que Manuel Fraga, que entonces era ministro de Gobernación, hecha pelotas fuera y unas declaraciones actuales de Rodolfo Martín Villa, que dirigía el Ministerio de Relaciones Sindicales. “Si se investigara a fondo el asunto es vería que los manifestantes tuvieron más responsabilidad de lo que sucedió que la Policía”, dice en el documental.
Por su parte, el realizador del film, aseguró que éste habla de la “revuelta permanente contra el olvido y la injusticia”, una “actitud vital” que ha mantenido tanto Llach como los familiares de las víctimas del 3 de marzo. Llach corroboró estas palabras al sostener que “la revuelta es absolutamente necesaria”. “No entiendo de otra manera nuestro trabajo: se ha de cuestionar continuamente y poner patas arriba las cosas para poder ordenarlas después”.



































 Copyright © 2002, www.lluisllach.com - Aviso Legal